Retirada de amalgamas de mercurio

El mercurio es un metal ampliamente utilizado hoy día en cientos de aplicaciones. Este metal ha demostrado ser sumamente tóxico para el ser humano, especialmente para el sistema nervioso central, tanto por la exposición a sus aplicaciones cotidianas, como es el caso de las amalgamas dentales, como por exposiciones ambientales. Son diversas las discusiones acerca de los hallazgos científicos más recientes sobre los procesos tóxicos activados, como las alteraciones en el citoesqueleto celular, la toxicidad genética o la producción de compuestos relacionadas con la neurodegeneración. En todo caso, lugares comunes en las investigaciones sobre los efectos del mercurio son, entre otros, el prolongado período de latencia, una sintomatología esquiva y la activación de mecanismos tóxicos generalizados, que demandan urgentemente la aplicación de grandes esfuerzos en investigación básica para ayudar a discernir lo más claramente posible la forma de actuación de este metal.

 En el proceso de retirada de amalgamas de mercurio es muy importante seguir un protocolo de seguridad que minimice al máximo las probabilidades al paciente de ingerir o absorber restos de amalgama o sus vapores. Para ello, en nuestra clínica seguimos cuidadosamente los siguientes procedimientos:
  • Receta previa al comienzo de la retirada de las amalgamas de mercurio de medicamentos homeopáticos y recomendaciones especiales que coadyuven al organismo a detoxificar a lo largo de todo el tratamiento.
  • Uso de dique de goma (aislante).
  • Uso de doble eyector, normal y quirúrgico.
  • Uso de mascarilla autofiltrante de gases, vapores y partículas, técnicamente específica para el tema del mercurio.
  • Purificador de aire con Filtro Hepa, con brazo articulado para la absorsión in situ de olores y sustancias químicas, partículas de polvo, alérgenos y microorganismos gruesos, finos y ultrafinos.
  • Terapia neural en cada sesión de retirada de mercurio.

Certificado de la máquina purificadora de aire puesta en el gabinete dental, específica para absorber vapores de metales pesados, entre ellos el mercurio